Reseña Histórica

El Nombre de Junquillal que lleva esa floreciente Parroquia hoy por hoy, se lo debemos a los bajeños. Así le llamaban a las personas que venían de las Faldas de Samborondón, a dejar su ganado pastado donde el Sr. Pedro Almeida, situado en la Hacienda Guarumal, por motivo del invierno ellos eran: de apellido León Zambrano, entre otros. Después de dejar en la Hacienda el ganado visitaba la Cantina de la Sra. Gregoria Candelario (Comadrona) quien vivía dentro del Caserío de lo que hoy es Junquillal. En estas tierras brotaba en cantidades un BEJUCO llamado JUNCO y ellos lo cortaban para llevarlo a las lomas el que se utilizaba para pegarle a los caballos y acelerar su paso.

Una vez terminada sus labores regresaban a la Cantina de la Sra. Candelario, para libar y descansar de la dura labor diaria. Estando allí reunidos surgió el sentido de cómo ponerle a este pedazo de tierra. Y de discusión y discusión entre ellos y la dueña de la Cantina, surge el nombre de JUNQUILLAL DE ACHA, en honor a ese preciado bejuco que por estas tierras había.

Junco por el Bejuco y Hacha porque con ella derribaban los grandes árboles que por aquí existían. Quedando posteriormente solo con el nombre de Junquillal.

Estamos hablando de los años 1941 en adelante. Cuando estaba en guerra nuestro País con el Perú.

Historia relatada por el Sr. Belén Sánchez gracias a los relatos de sus padres y moradores que en esa época Vivian.  

 

El Sr. Belén Sánchez quien relato la Historia.

Links

Ley de
Transparencia

Redes Sociales

 

Enlaces de Interés

Webmail
POA
Sesiones
 

Videos Institucionales

Enlaces de Interes